Es una alteración estructural que produce un arco plantar más elevado de lo normal, causado por una afección de los huesos o de los nervios. Los pies muy arqueados tienden a presentar dolor, debido a que se ejerce más tensión sobre la sección del pie que queda entre el tobillo y los dedos de los pies (metatarsos). Esta afección dificulta el calzado de zapatos apropiados, necesitando generalmente un soporte para el pie. Un arco alto puede causar discapacidad.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted